Un fallo judicial permite a los ciudadanos estadounidenses conocer por qué negaron una visa a sus familiares inmediatos

Un panel de jueces de la Corte de Apelaciones del 9º Circuito ordenó a principios de octubre que, cuando los funcionarios consulares niegan una visa, deben explicar en detalle a los ciudadanos estadounidenses que patrocinaron el pedido de un familiar inmediato las razones del rechazo de la solicitud y con ello proteger el debido proceso.

El pasado 5 de octubre, el tribunal dictaminó, en el caso Sandra Muñoz v. Departamento de Estado (caso n.° 21-55365), que los ciudadanos estadounidenses cónyuges de solicitantes de visa “tienen derecho al debido proceso” y se les debe dar una razón fáctica por la cual el gobierno “negó la visa de su cónyuge, y que la razón debe proporcionarse en tiempo y forma”, reporta el sitio Think Immigration.

Si el gobierno no apela el reciente fallo, podría terminar el hermetismo que había rodeado estos casos.

Cuando una embajada o consulado de Estados Unidos niega una solicitud de visa, los funcionarios no están obligados a dar una explicación detallada respecto a la decisión. “En la mayoría de los casos no hay razón por la cual se niega el trámite, no dan explicaciones”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California.

Solo en ciertos casos puede que el peticionario “reciba una carta” donde el consulado o la embajada explica que “falta información o documentos adicionales para completar el trámite”, señala el libro Inmigración: las Nuevas reglas.

Y en ciertas ocasiones, como por ejemplo si la persona ya había sido deportada con anterioridad o es inadmisible por tener antecedentes criminales, “el gobierno le informa las causas por las cuales le negaron la visa. Pero en la mayoría de las veces no lo hace”, puntualiza Gálvez.

Para los abogados de Muñoz y Asencio-Cordero, lo preocupante de este caso es que el Departamento de Estado no dio detalles respecto a por qué creían que era probable que el inmigrante salvadoreño cometiera una “actividad ilegal” o cuál podría ser esa actividad.

Think Immigration añade que el gobierno no proporcionó “ ninguna razón fáctica adicional para la negativa”, lo que dejó la familia de Asencio-Cordero “sin forma de responder a la acusación”.

La demanda argumenta que Luis tiene varios tatuajes no relacionados con pandillas, incluso de una cruz cristiana y otra del psicoanalista Sigmund Freud. Y agrega que un testigo experto brindó testimonio al Departamento de Estado para explicar al gobierno que no se puede interpretar que sus tatuajes tengan algo que ver con la actividad de pandillas.

A pesar de los argumentos presentados por la defensa de Asencio-Cordero, el DOS mantuvo su decisión de rechazar la solicitud de residencia y la familia en Estados Unidos se quedó sin nada para continuar, sin forma de refutar este «hecho» y traerlo de regreso a casa, en California.

Previamente una corte de distrito había fallado en contra de Sandra y Luis, pero el panel de jueces del 9º Circuito determinó (2-1) el pasado 5 de octubre que, “cuando la adjudicación de la solicitud de visa de un no ciudadano implica los derechos constitucionales de un ciudadano, el debido proceso requiere que el gobierno proporcione al ciudadano (estadounidense) una notificación oportuna y adecuada de una decisión que privará al ciudadano de ese interés”.

Fuente: Univision

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »