Pánico por el ciberataque dispara la compra de gasolina en Florida

Largas filas de vehículos se observaron este miércoles en varias estaciones de gasolina en el sur de la Florida, aunque no hay escasez en el estado. Los conductores entraron en pánico luego de la declaratoria de emergencia debido al cierre del gasoducto más grande de Estados Unidos que fue atacado por piratas informáticos.

El Colonial Pipeline, operado en Georgia, todavía está inactivo, pero la Florida sigue estando bien abastecida de combustible, aseguró Marl Jenkins, portavoz de la AAA – The Auto Club Group.

Si bien no se considera que haya una escasez de gasolina en el estado, hay informes de cortes de combustible en varias estaciones de servicio debido a una demanda inusualmente fuerte.

El  73 % de las estaciones de Pensacola, en el noroeste de Florida, quedaron sin el combustible, mientras que en Tallahassee fue del 44 % y en Gainesville, una ciudad universitaria, el 15 %, según Gas Buddy, una aplicación de búsqueda de gasolina y diesel.

Florida «sigue estando bien abastecida de combustible», aseguró hoy la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA).

El sur del «estado del sol» se vio menos afectado por el acaparamiento, pero en algunos lugares como Costco, donde el combustible es más barato, las filas son más largas de lo usual y acompañadas de mayor personal del hipermercado y de la Policía para evitar desórdenes.

De igual forma, los supermercados tienen una mayor afluencia de compradores, un día después de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, declarara el estado de emergencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »