Madre de Salvador Ramos el autor de la masacre de Uvalde Texas rompe el silencio

La masacre que llevó a cabo Salvador Ramos acabó con la vida de 19 niños y dos profesoras y ahora son muchos los que, además de insistir en la necesidad de una mayor regulación de las armas, intentan comprender cómo alguien de 18 años puede llegar a este extremo.

Su madre, Adriana Reyes, tampoco lo entiende. Esta mujer ha realizado unas declaraciones a The Mail Online en la que se ha mostrado claramente desconcertada por el alarmante suceso. «Mi hijo no era una persona violenta, estoy sorprendida por lo que hizo», ha comentado.

Con una voz suave y quebrada por el llanto, la mujer de 39 años dijo: “No sé, no tengo palabras. No tengo palabras para decir, porqué no sé lo qué estaba pensando. Él tenía sus razones para hacer lo que hizo y, por favor, no lo juzguen. Yo no más quiero, a los niños inocentes que se murieron, perdónenme».

Martínez también se dirigió a los padres de las víctimas «Perdónenme, perdonen a mi hijo. Yo sé (que) él tenía sus razones», reiteró.

Cuando se le cuestionó sobre a qué se refería cuando decía que su hijo “tenía sus razones” ella alegó: «a que se acercaran más a sus niños, en vez de poner atención a las otras cosas malas. Yo no tengo palabras. No sé».

En cuanto a las especulaciones de que el arma que Salvador Ramos utilizó para el sangriento asesinato fue un regalo por su cumpleaños número 18, Adriana lo negó rotundamente. «No. Ese es el problema. La gente pone mucha atención a las redes sociales, ese es el problema», aseguró.

Adriana Reyes ha explicado, por otra parte, que su hijo tenía pocos amigos y era introvertido. En cualquier caso, la madre desmentido que su relación con él estuviera rota y la ha definido, en declaraciones al citado medio, como «buena». El lunes, en el cumpleaños de Salvador, fue la última vez que hablaron y le regaló un peluche de Snoopy.

La progenitora ha confesado que piensa mucho en las familias y en los niños muertos en la escuela de Uvalde. «Rezo por ellos, por todos estos inocentes. No tenían nada que ver en esto», ha comentado.

Su familia desconocía que tuviera armas

El abuelo de Salvador Ramos, Rolando Reyes, ha explicado a ABC News que desconocía que su nieto tuviera armas: «Si lo hubiera sabido, hubiera informado a las autoridades. A veces me lo llevaba al trabajo conmigo. El año pasado no fue a la escuela y no se graduó. Intenté aconsejarle, pero los chicos de hoy en día parece que lo sepan todo».

Salvador, tal como ha desvelado el abuelo, no vivía con su madre debido a determinados problemas que no ha concretado. Rolando ha apuntado que el asesino de Texas era una chico «callado», que no hablaba mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »