La OMS muestra su postura contra el confinamiento

Así lo ha manifestado David Nabarro, encargado de la institución de la pandemia del coronavirus en Europa, que ha pedido a los Gobiernos que no utilicen los confinamientos como método principal para controlar la propagación de la COVID-19, ya que las restricciones tienen un efecto muy negativo en la vida de las personas.

“Los confinamientos sólo tienen una consecuencia que nunca hay que menospreciar y es hacer que la gente pobre sea mucho más pobre”, ha comentado Nabarro, que ha explicado en qué momento de la pandemia estaba justificada esta medida de aislar a la población: “El único momento en el que creemos que un confinamiento está justificado es para ganar tiempo para reorganizar, reagrupar, reequilibrar los recursos y proteger a los trabajadores de la salid, pero en general preferimos no hacerlo”.

¿Cuándo estaban justificados los confinamientos?

Nabarro se refiere a momentos como el que había en el mes de marzo, que sí requería optar por un confinamiento severo de la población para organizarse frente a una pandemia inesperada. Sin embargo, en este momento, en la segunda ola de contagios no cree que haya que adoptar esta misma medida, sino que solicita a los diferentes Gobiernos que desarrollen mejores sistemas para controlar la propagación del virus y pide que los Ejecutivos aprendan unos de otros. “Es preferible tener sistemas de rastreo y hospitalización para combatir la COVID-19”, ha asegurado.

El representante de la OMS además ha expuesto cómo los confinamientos han afectado indirectamente a las economías más pobres del mundo. “Sólo mire lo que le sucedió a la industria del turismo en el Carible, por ejemplo, o en el Pacífico porque la gente no está de vacaciones. Mire lo que les pasó a los pequeños agricultores de todo el mundo”, ha indicado Nabarro a la revista británica The Spectator.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »