La familia real británica se prepara para despedir este sábado al duque de Edimburgo

La familia real británica se prepara para despedir este sábado al duque de Edimburgo, cuyo funeral se celebrará en la capilla gótica de San Jorge, en el castillo de Windsor, entre medidas de seguridad por la covid-19 y siguiendo un guion marcadamente militar ideado en vida por el propio príncipe.

Todos los detalles – desde la música que interpretará el coro que acompañará la ceremonia hasta las insignias militares que adornarán el altar, así como el vehículo Land Rover que transportará el cuerpo sin vida del consorte de Isabel II- obedecen a instrucciones precisas dadas por el marido de la soberana británica.

También los invitados -el reducido grupo de apenas 30 personas, seleccionadas de la lista original de los 800 que hubieran asistido en un mundo sin pandemia-, o las representaciones militares, responden al patrón que el propio duque solicitó para su despedida.

Un elemento con el que tal vez no contaba, según los medios, será el atuendo civil -y no el uniforme militar, como es tradición en funerales reales- que llevarán los invitados. Los varones podrán ponerse un abrigo de luto con sus medallas y las mujeres, vestido de día. Esa decisión fue adoptada, al parecer, por la reina a fin de evitar que tanto su nieto, el príncipe Enrique, y su hijo menor, Andrés, queden excluidos de la etiqueta protocolaria. El duque de Sussex perdió todos sus títulos militares al abandonar sus funciones como parte de la monarquía el pasado año.

Durante el cortejo fúnebre se sabe ya que los príncipes Enrique y Guillermo no caminarán uno al lado del otro sino que su primo Peter Philips, hijo de la princesa Ana y el capitán Mark Philips, se situará en medio de ambos hermanos.

El vehículo Land Rover diseñado por el duque de Edimburgo para transportar su ataúd será flanqueado por representantes de la Marina, de los Marines reales, del cuerpo de los Highlanders, del Regimiento Real del Cuarto Batallón de Escocia y de las Fuerzas Aéreas (RAF), con los que mantuvo un vínculo especial.

La llamada Artillería a Caballo de las Tropas Reales del Rey se encargará de efectuar cañonazos para marcar la duración de la procesión y también se escuchará el sonido de una campana. Cuando la procesión llegue a su destino, la música parará y la llamada Guardia de Honor de los Rifles se encargará del saludo real mientras suena el himno nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »