Entre mariachis y aplausos rinden homenaje al gran Vicente Fernández

Miles de sus fanáticos se dieron cita en la Arena VFG, en el rancho ‘Los Tres Potrillos’ en Tlajomulco de Zúñiga, cerca de Guadalajara, Jalisco para darle el último adiós al más grande de todos los ídolos de México.

Sobre el escenario se ubicó el ataúd con los restos mortales del cantante, junto a un gran Cristo y una Virgen de Guadalupe. El fallecimiento de ‘El Charro de Huentitán’ coincidió con el día de la Virgen de Guadalupe en México, por lo que este día pasará a la historia en la memoria colectiva de los mexicanos.

Los seguidores, quienes desde que ingresaron a la Arena VMG no paran de entonar las canciones de Vicente Fernández, llevan flores, velas y recuerdos del cantante.

Las primeras guardias de honor junto al féretro las hicieron sus hijos: Vicente Jr., Alejandro, Gerardo y Alejandra. Después fue el turno de doña Cuquita, a quien sus hijos y seres queridos dejaron sola junto al cuerpo de su esposo.

Mientras el Mariachi Azteca —que acompañó a Vicente Fernández por más de 40 años— entonaba sus grandes éxitos como Acá entre nos, Hermoso cariño, El Rey, entre otros, sus hermanos, sobrinos, nietos y otras personas cercanas se aproximaban al ataúd de ‘El Charro de Huentitán’.

Uno de los momentos más emotivos de la noche fue cuando se entonó el tema Volver, volver, mismo que Vicente Fernández aseguró, hace años, le gustaría que tocaran en sus funerales. Justo cuando el mariachi Azteca cantaba esa canción, los Aguilar, la familia al completo, montó una guardia en el ataúd. Pepe Aguilar, su esposa, su hija Ángela y su hijo Leonardo estuvieron al pie del ataúd del ídolo de la canción mexicana.

Otro de los hijos del intérprete, Gerardo, indicó que el cuerpo de su padre no será cremado; sino que sepultarán y que sus restos mortales descansarán en el jardín central del rancho ‘Los Tres Potrillos’, y que así fue dispuesto por sus cuatro hijos.

Translate »