El gobernador DeSantis envía 50 migrantes en su mayoría venezolanos a la isla Martha’s Vineyard en Massachusetts

El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, envió el miércoles dos aviones con al menos 50 migrantes a la isla Martha’s Vineyard, según confirmó un representante del mandatario a la afiliada local de NBC en Boston.

Las autoridades de Massachusetts confirmaron también la llegada de las personas, que incluyen familias con niños en su mayoría de Venezuela. Varios congresistas del estado insistieron en que los aviones venían de Texas, sin embargo, la responsabilidad del envío la asumió Florida.

De acuerdo a NBC Boston, la isla preparó refugios de emergencia para atender a las personas y calificó la situación de carácter humanitario.

La portavoz de DeSantis, Taryn Fenske, quien confirmó que Florida había llevado a los inmigrantes a Massachusetts, agregó que era «parte del programa de reubicación del estado para transportar (a los inmigrantes indocumentados) a destinos santuarios».

El gobernador de Massachusetts, el republicano Charlie Baker, dijo que estaba en contacto con las autoridades locales y que se estaba proporcionando refugio a corto plazo.

Dylan Fernandes, representante por Massachusetts, informó que aunque los residentes de Martha’s Vineyard no fueron advertidos sobre la situación, se unieron para ayudar a los recién llegados.

Aviones con inmigrantes llegaron por sopresa: hubo que activar una respuesta de emergencia

Funcionarios y voluntarios de las seis ciudades de la isla «movieron cielo y tierra para establecer esencialmente la respuesta que daríamos en caso de huracán», detalló Cyr.

Los inmigrantes no hablan inglés. Un traductor de español de una escuela se enteró de que el grupo procedía de Venezuela y que se había subido a un avión sin nada más que un folleto del centro de servicios de la isla.

Mientras los inmigrantes recibían las pruebas de covid-19, alimentos y ropa, había confusión sobre el terreno acerca de quién los había enviado a Martha’s Vineyard.

Aunque los migrantes dijeron que habían empezado el día en San Antonio, Texas, fue la oficina del gobernador de Florida la que asumió la responsabilidad.

«Les hicimos la prueba covid a todos. Todos dieron negativo. Una niña tenía fiebre, así que la separamos de su familia. Muchos estaban conmocionados y asustados», declaró Janet Constantino, terapeuta y enfermera, citada por USA Today.

Ade Ferro, director del Caucus Venezolano Estadounidense, se mostró consternado por la noticia. «La actitud del gobernador no nos sorprende, pero la crueldad, la inhumanidad y la falta de empatía con los hermanos venezolanos, los inmigrantes que están llegando a este país, huyendo aterrorizados de una dictadura cruel y criminal… no deja de impactarnos», dijo Ferro.

«El gobernador DeSantis se llena la boca hablando de comunismo, hablando de socialismo, hablando de autoritarismo, y nos trata como si fuéramos basura. No lo olvidaremos», añadió Ferro al Miami Herald.

En marzo del año pasado, DeSantis firmó la prohibición de las «ciudades santuario», destacando que se trataba de «promesas que hicimos al pueblo de Florida».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »